Giacomo Grassi produce aceites en la zona del Chianti Classico, el corazón de la Toscana.
Es una historia de renacer, biodiversidad y sostenibilidad que desde hace más de un siglo va de generación en generación, pasando da padre a hijo.

Desde 1996, Giacomo decidió de darle a la filosofía de la empresa una concepción basada en el volver a descubrir las antiguas tradiciones de los viñedos de la zona del Chianti Classico.
Desde entonces ha llevado a cabo un proyecto donde la exaltación de las variedades históricas del olivo es lo más importante, logrando así importantes resultados y recibiendo premios ya sea en el panorama nacional que internacional.

Detrás de cada gota de aceite de oliva, di vinsanto o de grappa, se siente fuerte el corazón de la empresa y de sus técnicos que logran trasmitir la pasión por la calidad gracias a soluciones innovativas que no descuidan, y sobre todo respetan el territorio.

Giacomo Grassi produce aceites en la zona del Chianti Classico, el corazón de la Toscana.


Es una historia de renacer, biodiversidad y sostenibilidad que desde hace más de un siglo va de generación en generación, pasando da padre a hijo.

Detrás de cada gota de aceite de oliva, di vinsanto o de grappa, se siente fuerte el corazón de la empresa y de sus técnicos que logran trasmitir la pasión por la calidad gracias a soluciones innovativas que no descuidan, y sobre todo respetan el territorio.

es_ES