Nuestra Historia

Nuestra historia

Al inicio, la empresa agrícola de familia llamada ‘’Le Case’’ era la hacienda dirigida por los padres de Giacomo (Rolando y Elena) como se usaba en los tiempos agrícolas de los aparceros.

La cultivación del olivo se hacía en el modo campesino de la época, sin utilizar ningún tipo de producto artificial, obteniendo así un aceite biológico por tradición. El primer olivo estaba, y sigue aun ubicado, a una altitud de 450 metros sobre el nivel del mar, donde no es difícil que los olivos vengan salvaguardados de insectos y hongos malignos.

Los aceites Olinto Frantoio y Olinto Leccino, representan entre toda las demás producciones ‘’las puntas del diamante’’, ambos que de hecho llevan el nombre del abuelo de Giacomo, Olinto y nacen de aquel primer olivo plantado a 450 metros sobre el nivel del mar que fue plantado por el padre de Giacomo, Rolando.

Toda la historia empieza aquí, de ese olivo plantado por un hombre visionario que punto lejos y quiso cambiar la tradición aprovechando el daño que ocasionaron las bajas temperaturas del 1985 para plantar nuevamente su olivo en filas exclusivamente mono variedad. Giacomo fundó su empresa personal, que lleva su nombre, gracias a la fusión de las 3 viejas haciendas que rodeaban aquellas que habían cultivado sus padres. En estos terrenos, con la ayuda de su hermana Debora, recuperó los olivos y las viñas sustituyendo las viejas instalaciones promiscuas con cultivos especializados.

Actualmente la empresa tiene en total una superficie de 85 hectáreas, entre propiedad y alquiler, con una pequeña parte de viñedos y bosque y la mayoría del terreno ocupada por los terrenos cultivados con olivos. Así como en los nuevos viñedos, junto con el Sangiovese, Giacomo plantó tipos de uva de variedad autóctona menor, introdujo también variedades autóctonas locales en los olivos.
En 1996 Giacomo inició la producción de aceite mono variedad y por casi 8 años la empresa ha querido analizar y estudiar cada una de las variedades cultivadas para entender las características y la peculiaridad. En el 2004 empezaron los primeros embotellamientos de aceite de olivas seleccionadas y hoy, toda la investigación, ha llevado a la empresa Giacomo Grassi a producir un total de 16 aceites mono variedad y 4 blends. Este camino ‘’cultural’’ continúa aún y el esfuerzo hacia el conocimiento y la definición de las características de nuevas variedades de olivos está aún en curso. Otro año importante para la empresa Giacomo Grassi fue el 2006. El encuentro con Fiammetta Nizzi Grifi, hoy cónyuge y madre de su hijo, ha dado un impulso notable en la búsqueda de la perfección productiva, sobre todo en el sabor y la caracterización de cada una de las partidas del aceite. Ambos agrónomos, juntos han dado una nueva energía al desarrollo de la hacienda a través de la aplicación de técnicas de cultivación desarrolladas respecto a la gestión base de los procesos biológicos. Convencidos de que la gestión del terreno y de las plantas influencia los perfiles sensoriales de los aceites obtenidos, tratan de manejar los ecosistemas respetando la tierra y evitando las sustancias que no están presentes en la naturaleza.
En el 2007, con Vieri y Lapo (hijos de Fiammetta) crearon una sociedad llamada Caliptra e Mignola G.N.G Srl, que más allá de dar soporte a la producción se ocupa de la logística y la comercialización del aceite de Oliva. Otro hito en la historia de la empresa Giacomo Grassi y sobre todo para el mismo Giacomo, fue el 2009, año en el cual falleció su padre, Rolando, maestro de vida y de trabajo, durante el mes de Mayo; pero en Diciembre, nació el pequeño Rolando Pietro (detto Piri). La actividad continua y también la búsqueda de nuevos tesoros escondidos. Con Vieri, Lapo e Rolando, tratan de continuar con el camino que han tomado convencidos de que tratar con la naturaleza y con la agricultura es un privilegio y una oportunidad.

Te interesan nuestros productos? Contactanos

es_ESSpanish